El Garabatillo

mujer-para-garabatillo

Ya entrando en el agreste camino; y como simbolismo agudo, que sólo Dios sabe expresar; se encuentran ante una enorme enredadera de extraña planta; que le llama mucho la atención y con curiosidad pregunta su nombre; le respondieron a coro – ese es el Garabatillo- dijeron todos.

Definitivamente, ¡este es el camino que buscabas! le gritó el corazón; no cabe duda- he ahí el garabato de mis pensamientos y sentimientos que busco desenredar -dijo en voz alta- aunque nadie hizo comentario alguno, como si no le hubiesen escuchado o como si ya todos lo supieran.

Continúan el viaje, Paula guarda silencio y mira por la ventanilla del carro, las tierras áridas, desoladas; llenas de misterios ancestrales, de locuaz expresión del silencio; en donde hasta las rocas expresan la historia vivida de sus antepasados. Ahí está la roca pintada, tallada para ahogar pecados o quién sabe si para pedir favores a antiguas divinidades.

Tan sólo atraviesan un río a medio secar, de pronto han dejado la desolación, pareciera que muchos árboles centenarios salen al encuentro de los visitantes, sus ramajes eran mecidos por la fresca brisa que aún las perseguía y que durante el día arreciara sin motivo aparente…..

DEL LIBRO .   “LA VIDA Y OTROS CUENTOS”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s