Año Nuevo

IMG_20171125_205359

Cuando el año va cerrando el telón, creo que es normal sentirse invadido de una mezcla de sentimientos, algunos esperanzadores (los menos), otros de incertidumbre, añoranza, agradecimiento, incredulidad, expectativas, descontento, la verdad que se hace un mix con todo eso.
Se comienza a hacer un recuento de daños y de aciertos, atinos y desatinos… creo que al fin y al cabo es una evaluación subjetiva porque los últimos días del año le confieren cierta nostalgia a la vida y las tonalidades las vemos entonces con otro lente.
No se puede ser tan objetiva cuando se han perdido las cuentas por ejemplo de las mañanas felices al despertar, también cuando se perdieron las cuentas de las noches bien descansadas, o se perdió la lista de amigos, se perdió la memoria de risas y llantos, y van quedando solamente las cuentas pendientes de pagar. cuentas económicas y morales.
Ser objetivos cuando  en los noticieros llegan a diario los recuentos de homicidios, accidentes, deudas que trascienden generaciones, datos plagados de mentiras en supuestas encuestas fidedignas electoreras. ¿son estas las evaluaciones objetivas? para decir si fue un buen o mal año.
Pero sobre todo ¿cuáles son las expectativas para el próximo año?… ¿será que el hecho de sobrevivir en este país es suficiente para decir Feliz año nuevo?, ¿o es acaso suficiente  un poquito de fe y el deseo de que mejoren las cosas para que realmente podamos abrazarnos y desearnos mutua y sinceramente un feliz año nuevo?.
Ena.

Lapidando

 

mujer en carcel

Tumbada en la infantil cama

Como alondra mañanera de tierna mirada

Gime agonizante de vida con cara de muerte

Y muere cada minuto sin saber nada de la vida;

Un charco de sangre la quema entre las piernas,

Quiso correr, abrazar su muñeca y poder volar.

Muchas noches quiso huir de aquello que no se pudo explicar.

Ella sólo quería una muñeca, un dulce y Jugar,

quería reír…pero lloró…dolió y lloró.

Su madre no pudo hacer nada y  en alguna

ocasión rezó. Pero el santo también fue un día hombre  y quizá no le entendió.

Los años siguieron doliendo, mientras crecía seguía llorando la misma niña.

Quizá así es la vida se decía mientras el rubor en polvo cubría sus mejillas

ocultando la palidez que noches de terror le provocaban.

Hoy ha conocido el amor de juventud,  apresurada la pasión se desbordada de sus manos y el temblor de cuerpo la hizo padecer, ella quiere jugar y reír….solo quiere amar.

Quizá hoy lo pueda hacer…quiere correr y elevar cometas al viento;

pero él quiere cama; ya después vendrán los cometas le dijo un día y se la llevó…

ella sin dudarlo todo le creyó.

Yace tumbada en la cama, donde el alma le

Dolió….y lloró…dolió más; él se fué. Así es la vida creyó

Golpes en la puerta, gritos, risas , burlas por doquier, dedos señalando y gritándole “puta”

¿quién sabe tanto de amor? Si ella solo quería reír, quería jugar y creyó amar

Quiso olvidar a la niña que abrazó a su muñeca todas las noches  para no morir de terror.

Los años se ocuparon de hacerla madurar, ella

Pensó un día…quizá casándose pueda olvidar, y  alguien la pueda querer. Ya no tiene la muñeca para abrazar.

Un  hogar improvisado, un marido maloliente de aguardiente y en sus entrañas un hijo no planeado.

Yace tumbada en la cama…con un charco de sangre entre sus piernas , con dolor en el cuerpo,  pero más en el alma. Ella llora…le duele el cuerpo …le duele el desprecio…le duele la vida.

Le llegó la muerte con cara de vida. Sentenciada por los hombres y mujeres que lapidan con biblias y leyes.

Yace tendida en el catre, tras unos barrotes por haber perdido al hijo no planeado, mientras las manos y el mal aliento de su marido la sofocaban y la vida le asqueaba.

 

Ena Álvarez

13-10-17

Reflexiones en tarde gris

lluvia

 

Es casi inconcebible que alguien a quien le gusta escribir no se ponga ante su ordenador a dejar fluir sus pensamientos en una tarde como esta; al compás de la lluvia  permanente, atemporalada, en esta  tarde gris, oscura, y tediosa, después de una siesta casi obligada.

Por lo tanto me encuentro aquí escribiendo de no se qué, tampoco sé para qué. Es de reconocer que aún no me pasa la sensación de enojo, por una “levedad”, que para mí;  no lo es;  el sentirme invadida en mi espacio vital…y no haber actuado como quería hacerlo por el simple hecho de la “urbanidad y el respeto al orden social entre vecinos.  Pero pienso cuánta razón tenía Benito Juárez  al decir “ Entre individuos y entre naciones el respeto al derecho ajeno es la paz”.  Quizá también a él le pasó la invasión a su espacio en nombre de un Jehová omnipresente.

Esta lluvia quizá está alborotando mis pensamientos aburridos, y un tanto meditabundos y soñolientos…dicen que cada día hay que agradecer a Dios, Jehová, Alá, vida, universo, o no sé cuántos nombres más pueda tener, y pienso que yo a mi modo, agradezco el techo seguro…bueno …quien sabe con tantos temblores. Agradezco poder tener días de completa calma, en medio de un país alborotado e inseguro.

Creo que algo bueno he tenido que hacer para poder estar en este momento de mi vida haciendo lo que me gusta hacer, y no es poca cosa agradecer mi pan con café.

Agradezco tener al menos un buen porcentaje de mi cerebro trabajando día y noche sin parar, y que mis manos respondan a las ideas que salen de él.

Aún  dormida y despierta puedo soñar y seguir creyendo que los podré lograr; aunque la realidad grite que no.

Puedo agradecer por todas las personas vivas o muertas que están cerca de mí, o las que se fueron lejos, pero que en algún momento quisieron estar aquí.

Yo agradezco a mi modo, y no lo tengo que pregonar, y es el respeto a todo y a todos con lo que  puedo demostrar. No necesito templos, ni estar de rodillas, tampoco gritar o temblar…solo necesito tener libre mi espacio vital.

3- EL ENCUENTRO

tree-725809_960_720

Escudriñando en las profundidades

de mi ser, sin saber lo que soy;

viéndome en el espejo a contraluz,

mirando mi rostro escondido,

mi rostro huraño a lo común.

Busco no sé qué…

ni siquiera lo puedo imaginar;

 pretendiendo encontrar

El oculto tesoro de mi existir;

el tesoro olvidado por el olvido.

Escudriño hasta sangrar

la sabia de la vida.

Sin dolor, sin olor y sin temor alguno.

Llego a lo profundo…

como viejo árbol goteando resina;

mi alma se expande

y ocupa todo mi espacio,

es el cielo que me envuelve

y me cobija del silencio,

de la soledad y de la amargura.

Escudriñando mi espacio total

es cuando te encuentro. Dios

como perla escondida

tras la corteza dura del corazón.

 

Ena.

El último sueño

 

ventana

El último sueño

 

Mil sueños entretejen esta noche

olvidada y serena.

Sueños van y vienen alocados

sabiendo que no llegarán

a ver luz de día;

se van esfumando uno a uno,

en explosión silenciosa,

han de irse presurosos antes que

La clara mañana se asome a la ventana,

llegando sin ruido, solamente con olor

a rocío mañanero.

¡Ha quedado uno!

es el sueño más desvelado,

el más truncado, ó quizá

el más curioso.

El sueño que no quiso

esfumarse anoche

tan solo para ver lo que traía

en su alforja el nuevo día.

 

17-08-17

COMPOSICIONES

 

Un día de estos les conté que esta cara, tenían algunas personas, cuando nos veían tomarle fotos al suelo, a hojas secas, al cielo, etc. menos a nuestras caras para tomarnos selfies. Solamente uno sabe la locura que anda rondando en la cabeza …he querido hacer un ejercicio de creatividad, realizando diferentes composiciones con las fotografías tomadas en el parque botánico, aún me faltan algunas.  Espero les gusten : “Otoño”, ” el Bastón del Rey”, “Recuerdos en blanco y negro”, “El despertar de la Ninfa”, y ” Antaño”

El pase de diapositivas requiere JavaScript.